13 nov. 2010

Reflexiones: un mundo nuevo, un mundo mejor...

REPOSICIÓN post octubre del 2008

Nuevo fragmento del libro "A la luna, a ti, mi cielo, y a mis queridas estrellas"... Nuevas reflexiones: un mundo nuevo, un mundo mejor... Sería tan fácil...














La vida suele presentársenos como un largo viaje. Nacemos y morimos y entremedio solo se nos debería permitir vivir. Pero en un mundo cruel acabamos siendo pocos los que tenemos aquella oportunidad de desafiar retos más importantes que la simple supervivencia. Bienaventurados deberíamos sentirnos solo por poder intentarlo, mas con nuestra innata estupidez envolvemos nuestro desagradecido transitar con un desaforado apetito por las cosas más superfluas. Así, vivimos unos tiempos en los cuales nuestra naturaleza, ya por definición muy mema, ha visto mermada su inteligencia hasta límites insospechados. La edad del consumismo, la era del materialismo, el reino del más puro egocentrismo… bendito mundo estamos construyendo para nuestros hijos. Todo parece indicarles que si de mayores no alcanzan un determinado tipo de belleza y un ambicioso mínimo de riqueza no podrán tener todos aquellos indicadores que se relacionan con el bienestar. Ya de pequeños se nos exige que nos preparemos para acceder a un estatus elevado que nos otorgue el poder de acumular cuantos más lujos mejor. Uno diría, viendo el obsesionado interés de los adultos por obsequiar a los niños una educación dirigida unidireccionalmente hacia la escalada a la cima donde los acaudalados profesionales se instalan, que estamos invitando a creer a los inocentes infantes que en la vida todo se puede comprar. Sí, ya lo sé: en verdad casi todo… Pero todos sabemos que hay tres cosas que acaban siendo las más esenciales que no se venden en tiendas ni mercados: la salud, el amor y el equilibrio armónico o, si suena mejor, la felicidad. Claro que, “a falta de pan buenas son tortas” y si hemos de vivir en el desamor, infelices o incluso delicados de salud, si somos ricos seguro que será más tolerable… De ahí la famosa sentencia: “El dinero no da la felicidad… pero ayuda…”. Lógico, si ando triste pero con un buen coche ando mejor que triste y caminando descalzo por un camino de piedras… Lógico, sí, pero a la vez muy necio, porque, ¿quién no preferiría andar descalzo por un camino de piedras pero sintiéndose inmensamente feliz a correr por una autopista en un descapotable de lujo con las lágrimas instaladas en el ánimo? El mundo en el que vivimos nos ha hecho creer a la inmensa mayoría que es para los corazones duros, los ambiciosos bolsillos, las egoístas almas… Si no pisas te pisarán… Si te ofreces te chuparán la sangre… Si te abres te utilizarán… Si intentas ser bueno te tomarán por tonto… Si regalas tu amor de forma desinteresada te dañarán, seguro… Ponte de pie y anda con paso firme, con la vista fija adelante. Dirígete allá donde tus intereses te lleven y, sin importarte a quien arrastras, mantén tu entorno mientras te sea útil. Si en tu andar dañas, reza, pide perdón a Dios, y continúa, porque Él todo lo perdona. No olvides nunca que cuanto más alto escales más seguro te sentirás. El poder te hará valioso y atractivo a los ojos de los demás… y serás respetado. No te brindes demasiado, no muestres con claridad tus sentimientos, no abras tus emociones, pues son irracionales y pueden llevarte a lugares no pretendidos… aquello que no es controlable te hace frágil y no puedes permitírtelo. El mundo en el que vivimos nos está engañando de una forma vil y despreciable con la idolatría a unos valores muy lejanos a los que deberían conformar la condición humana. Aquellos que decidieron adoptarlos y colaboran en transmitirlos a las generaciones futuras son cómplices de ese ardid. El destacarnos como seres racionales nos hace diferentes al resto de los “animales”, pero no mejores. El hecho de pensar, por sí mismo, no nos hace especiales. Poder pensar, incluso razonar, es algo positivo, pero no deja de ser un instrumento más, exclusivo, sí, pero que no nos hará nunca excepcionales si no lo acompañamos del buen sentir. Los pensamientos edifican nuestra inteligencia, nuestra sabiduría, nuestra creatividad, pero si no los envolvemos de sentimientos positivos acabaremos siendo bobos, ignorantes y poco productivos para la humanidad y, sin ninguna duda, para la madre que nos acoge a todos, la Naturaleza, tendremos menos valor que una hormiga. Y en verdad lo afirmo, pues así lo pienso: aporta más armonía a la madre Tierra una mariposa, con un solo día de vida, que muchos hombres y mujeres que puedan llegar a vivir una existencia deshumanizada y egocéntrica de 80 o 90 años. Para nuestro planeta una buena parte de la humanidad se está convirtiendo en un residuo tóxico, un residuo de una civilización caduca y extremadamente contaminante. Y al asegurar que infectamos no sólo me sitúo a un nivel ecológico, tesis bien cierta, perfectamente demostrable y hoy mismo ya terriblemente grave, me remito al campo de las humanidades, aquel donde deberían inscribirse la mayoría de nuestros progresos… Sería tan fácil… Podría ser tan hermoso… Un mundo donde la más pura ética gobernara el espíritu de la raza humana, donde la limpieza de la conciencia dejará de ser un obstáculo para convertirse en una religión, donde el amor no fuera un recurso para conseguir algo sino una necesidad vital; una tierra donde la comprensión pasará de mano en mano sin quemar, donde el verdadero poder residiera en la riqueza emocional, donde todos los caminos se dirigieran al mismo destino: el desarrollo armónico de nuestro interior, la paz y el equilibrio con todo lo que nos rodea, lo externo, el entorno social y el natural… Sería tan fácil… Podría ser tan lindo… ¿Y entonces? ¿Por qué a los que intentamos seguir ese camino nos resulta tan duro? ¿Por qué cuesta tanto? ¿Por qué acabamos sintiéndonos tan fuera de lugar? Seguramente pensarás: “¿Y ahora con qué me viene este? ¿Otra vez filosofando?”. Pero si te paras a meditar un poco entenderás cada vez mejor porque escribo en cada ocasión lo que acabo redactando: ya te conté, te lo dije y, además, deberías saberlo, cariño… El amor nos despierta los sentidos de forma excepcional, amando de verdad abrimos nuestras emociones y enriquecemos nuestra sensibilidad llegando a extremos inimaginables… En mi caso, llevo ya muchas páginas intentando explicar un cúmulo de descubrimientos, un cosmos de sensaciones y experiencias que me hacen sentir a la vez inmensamente agraciado y tremendamente frágil. Y yo, que toda mi vida tuve la suerte o la desgracia de ser un obcecado idealista, aprendiendo a nadar con mi intelecto contracorriente desde muy joven, ahora que además pretendo hacer lo mismo con mis sentimientos me siento doblemente desplazado, fuera de lugar. Y es entonces cuando grito, cuando procuro cantar a los cuatro vientos: sería tan fácil… ¿Será tan precioso?


APROVECHA LA OFERTA:

ÚLTIMOS LIBROS DE LA 1 ª EDICIÓN DE 
"A LA LUNA, A TI, MI CIELO, Y A MIS QUERIDAS ESTRELLAS"

DIRECTOS DEL STOCK DEL AUTOR, CON DEDICATORIA PERSONALIZADA.

14,95 € con gastos de envío incluidos

Si te interesa CLICA ENCIMA DE LA IMAGEN DEL LIBRO




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hacia una nueva EDUCACIÓN

¿Quieres recibir por correo cada nueva entrada? Suscríbete al Blog vía Mail...

Introduce tu email:

Delivered by FeedBurner

PARA ACCEDER A CUALQUIER TEXTO DEBES CLICAR ENCIMA

Un espacio para el romanticismo, para aquellos y aquellas que aún creemos en el amor... Aquí podrás leer los nuevos textos ya acabadosDeseo, diseñando el amor..." y en redacción "Voló la blanca paloma... los últimos post: "De nada sirve soñar", "¿Me abrazas?", "Oda a la esperanza". "El miedo a enamorarse: Las sombras del pasado", "Requiem por un amor que debía morir", "Sonetos de amor: un juego y no más...", "Tristeza de amor";"Papi, ¿por qué cuando sales del trabajo nunca vienes a casa?","Una bella historia de Amor y Vida", recordar qué significa "hacer el amor", las sensaciones de "el primer beso", leer preciosas "odas al amor", reafirmar que "la vida es bella", recordar que significa enamorarse en "Y floreció el amor", leer y leer, reflexionar sobre "los sentimientos y el corazónintentar entender que hay detrás de "un amor eterno", emocionarte con una inevitable "carta al desamor", comprender lo dañina que puede resultar para la pareja "la posesividad", visualizar a la mujer amada "con los ojos del amor", considerar las muy complicadas variables del "maltrato en la pareja", leer como se puede o se suele "sobrevivir en el desamor", reflexionar sobre como encajar el sentimiento de que "la vida se apaga, leer cómo suelen de ser de "vanas las intenciones" ante el desamor, aprender a viajar hasta el cielo para pedir "un deseo de amor", confirmar que "vivir sin paz es morir poco a poco", entender cómo puede ser de duro"un pleito con el destino",; "> leer cuan importante es aprender a "ignorar los rumores", recordar que "nacimos para vivir", condenar el muy mal interpretado juramento de "hasta que la muerte nos separe", leer el "primer capítulo" del libro A la Luna, a Ti, mi Cielo, y a Mis Queridas Estrellas, sentir como se escribe el sufrimiento que da fin a una "oda de amor con dolor", cerrar los ojos y averiguar si "es esa tu verdad", reírte de los unos y las otras con una parodia del mito de "Adán y Eva", soñar con un baño "en los ojos de tu amor", reflexionar sobre cuan dañina puede ser "la mentira en las relaciones", tantear si tu realidad se acerca a "la verdad que desearías", leer lo fácil que sería cambiar nuestro planeta un mundo mejoro en "Amada, bien querida"reflexionar sobre qué puede conllevar un "matrimonio de conveniencia", comprender que no puede de ninguna manera existir un"diálogo poético con la violencia y el maltrato",entender que "un corazón bravo no es el que más da", leer cómo se puede "vivir la ausencia", imaginar cómo funciona la inspiración en "... 12 musas", ...