5 sept. 2009

En la tierra de Nunca Quizás. Libro 1º. La Nación de Goig... 8





CAPÍTULO ANTERIOR


ENLACE CON EL ÍNDICE


De cómo los goigeños muestran a Dios en la ternura...

Se quedaron un buen rato sentados, en silencio, mientras juntos iban hojeando aquellos tributos a los difuntos tan extraordinarios. Al final Raimon tuvo que…

- Teresa, deberíamos entrar ya…
- ¿Eh? Sí… claro.
- Estás asustada, ¿verdad?
- No… Bueno, sí, un poco…
- Todo irá bien, ya verás… Vamos.

Se dirigieron a la puerta de entrada del templo. Allí había unos estantes llenos de zapatos. Raimon indicó…

-Tenemos que…
- Me lo imaginaba…

Ambos se descalzaron. Luego Raimon se dirigió al otro lateral de la puerta y recogió dos estoras…

- Es por la humedad. Las vamos a necesitar…
- ¿Por la humedad?

Raimon no respondió. Aferrando a Teresa le pasó el brazo por detrás y con la mano apretando el hombro más lejano la acercó para llevarla hasta dentro.
El suelo era de tierra. Un césped muy cuidado llenaba los espacios y planteles de flores diversas decoraban aquí y allá un jardín realmente agraciado y a la vez curioso. El techo del Templo era abovedo y cubierto enteramente de cristales. “La luz”, pensó Teresa. Las paredes laterales estaban agujereadas por grandes ventanales abiertos. “El aire”, claro. Por dondequiera había espejos redondos sujetados al suelo con pedestales que permitían regular su altura. La gente estaba repartida por la sala y, sentada en las estoras con las piernas cruzadas al estilo indio, se encontraba con su reflejo. En algunos puntos se habían congregado reducidos grupos envolviendo a alguien que quizás había sentido frío en el alma… “El amor”, ese último ingrediente…
Raimon soltó el hombro de Teresa y, apartándose y situándose enfrente suyo, la tomó de las manos…

- Entiendes como funciona todo, ¿verdad?
- Aina lo explicó en su exposición… Sí, lo comprendo.
- Toma tu estora, pues. Aquí está tu espejo. Buen viaje…

Raimon depositó un beso en su mejilla y se alejó. Teresa suspiró largamente y, elevando su mirada al cielo, colocó la estora y se arrodilló en ella.
Una fracción de minuto cruzó sus pensamientos antes de decidirse a explorar, a descubrirse. Estaba preparada… Sí, lo estaba…
Ojos contra retinas, retinas versus mirada interna. Al coincidir en el espejo consigo misma a través de la vista Teresa sintió una sensación muy extraña. Era como si todos sus sentidos quisieran encontrarse también en el cristal: el oído deseaba escuchar el eco de lo antedicho, su olfato intentaba grabar aquellos aromas que nunca se olvidan, el gusto se concentraba en la recuperación de besos perdidos y su piel buscaba el contacto, la caricia que da y recibe, el abrazo que se dirige a su origen…
De pronto sintió como si sus percepciones entraran en un túnel… Uy, se asustó… Se estaba produciendo una sensación parecida a la entrada de un vagón de feria a toda velocidad en un conducto oscuro… Caída libre… Era como si su alma se estuviera separando del cuerpo… Más que eso, era como si su alma quisiera cortar con su cuerpo, como si en medio de un viaje astral se cortara el cordón de plata, como si su ente psíquico fuera a despedirse del físico…
El miedo la llevó de vuelta… No pudo… Entonces reventó: intensos sollozos abrieron el grifo de su angustia y la catarata de las frustraciones saltó al exterior… Y el espejo, su espejo, se rompió…
Acudieron a ella… No se fijó en cuantos eran… Simplemente, uno a uno, recibió sus abrazos y en esa recepción fue destilando el consuelo, al tiempo que iba descubriendo hacia dónde debía dirigirla su necesidad.
Estaban todos y todas sentados. Habían formado un círculo y la rodeaban. Raimon estaba entre ellos. Teresa le miró y quiso…

- No te importa, ¿verdad?

Raimon la miró tiernamente y negó con la cabeza. Entonces Teresa se giró y, dirigiéndose a Ella, suplicó:

-¿Puedes quedarte un rato conmigo? Te necesito…
- Claro que sí, hija mía. Ven conmigo…

Era una señora mayor, aún sin dar la impresión de ancianidad. Era bajita y su femenino y curvado cuerpo ensalzaba unas mejillas coloradas, pintadas de simpatía. Su cabello blanco grisáceo huía del negro a través de unos ojos azul cielo que parecían llevar la paz en un vuelo ternura y comprensión.
Mientras caminaba Teresa quiso saber…

- ¿Cómo te llamas?
- Mariona
- Yo… soy… Teresa…
- Lo sé, cariño. Espera, enseguida llegamos a la Habitación de la Esperanza y allí hablamos, ¿sí?

CONTINUARÁ

LEER LIBRO COMPLETADO ON LINE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hacia una nueva EDUCACIÓN

¿Quieres recibir por correo cada nueva entrada? Suscríbete al Blog vía Mail...

Introduce tu email:

Delivered by FeedBurner

PARA ACCEDER A CUALQUIER TEXTO DEBES CLICAR ENCIMA

Un espacio para el romanticismo, para aquellos y aquellas que aún creemos en el amor... Aquí podrás leer los nuevos textos ya acabadosDeseo, diseñando el amor..." y en redacción "Voló la blanca paloma... los últimos post: "De nada sirve soñar", "¿Me abrazas?", "Oda a la esperanza". "El miedo a enamorarse: Las sombras del pasado", "Requiem por un amor que debía morir", "Sonetos de amor: un juego y no más...", "Tristeza de amor";"Papi, ¿por qué cuando sales del trabajo nunca vienes a casa?","Una bella historia de Amor y Vida", recordar qué significa "hacer el amor", las sensaciones de "el primer beso", leer preciosas "odas al amor", reafirmar que "la vida es bella", recordar que significa enamorarse en "Y floreció el amor", leer y leer, reflexionar sobre "los sentimientos y el corazónintentar entender que hay detrás de "un amor eterno", emocionarte con una inevitable "carta al desamor", comprender lo dañina que puede resultar para la pareja "la posesividad", visualizar a la mujer amada "con los ojos del amor", considerar las muy complicadas variables del "maltrato en la pareja", leer como se puede o se suele "sobrevivir en el desamor", reflexionar sobre como encajar el sentimiento de que "la vida se apaga, leer cómo suelen de ser de "vanas las intenciones" ante el desamor, aprender a viajar hasta el cielo para pedir "un deseo de amor", confirmar que "vivir sin paz es morir poco a poco", entender cómo puede ser de duro"un pleito con el destino",; "> leer cuan importante es aprender a "ignorar los rumores", recordar que "nacimos para vivir", condenar el muy mal interpretado juramento de "hasta que la muerte nos separe", leer el "primer capítulo" del libro A la Luna, a Ti, mi Cielo, y a Mis Queridas Estrellas, sentir como se escribe el sufrimiento que da fin a una "oda de amor con dolor", cerrar los ojos y averiguar si "es esa tu verdad", reírte de los unos y las otras con una parodia del mito de "Adán y Eva", soñar con un baño "en los ojos de tu amor", reflexionar sobre cuan dañina puede ser "la mentira en las relaciones", tantear si tu realidad se acerca a "la verdad que desearías", leer lo fácil que sería cambiar nuestro planeta un mundo mejoro en "Amada, bien querida"reflexionar sobre qué puede conllevar un "matrimonio de conveniencia", comprender que no puede de ninguna manera existir un"diálogo poético con la violencia y el maltrato",entender que "un corazón bravo no es el que más da", leer cómo se puede "vivir la ausencia", imaginar cómo funciona la inspiración en "... 12 musas", ...